Aunque las piernas supongan casi la mitad de la masa muscular de nuestro cuerpo, y sean el motor que permite llevarnos de un lado para otro, es impresionante saber la cantidad de gente que entrena y sin embargo olvida o hace que olvida el día de piernas y lo deja sin hacer. Siendo el conjunto de músculos más grandes de todo nuestro cuerpo, debería ser el que se entrene con más frecuencia. Y si entrenamos más específicamente al terreno de la Calistenia entonces la “abstinencia de pierna” se eleva a cotas insospechables.

Pero aún así, hay muchos románticos de la Calistenia que reniegan de coger un peso y todo lo tienen que hacer con peso corporal ya que si no no se consideran auténticos calisténicos, lo cual yo considero que es limitarse las opciones de progreso y no ser eficientes con el tiempo de entrenamiento que estamos utilizando, ya que con las sentadillas haremos un progreso muchísimo más rápido y efectivo. Para el tren superior si que la Calistenia es un arma poderosa, pero para las piernas no tiene instrumentos válidos casi ni para principiantes.

Hoy vamos a repasar un concepto de entrenamiento que seguro muchos conocen, ya que hemos hablado alguna vez en esta web. Se trata nada más y nada menos que el HIIT (High Intensitive Interval Training) o lo que en español viene siendo un entrenamiento a intervalos de alta intensidad. Ya vimos en otros artículos sobre el HIIT, lo importante que es, y como puede ayudarles y mucho en la pérdida de grasa corporal.

Les ayudará no solo a bajar su porcentaje de grasa, sino que les ayudará a ser más eficientes con su entrenamiento, ya que conseguirán mejores resultados en menos tiempo. Además el HIIT posee otras múltiples ventajas como pueden ser la mejora de la capacidad cardiorespiratoria, la salud, la mejora de los niveles de Vo2, y la ya comentada pérdida de grasa corporal. En el post de hoy les voy a poner algunos ejemplos de rutinas HIIT no aptas para novatos, ya que habrá que darlo todo en los picos de intensidad.

El FMS (Functional Movement Screen) fue introducida inicialmente por Gray Cook y Lee Burton en 1998 para identificar malos patrones de movimiento y su rápida corrección en atletas adolescentes, aunque también puede usarse en atletas de más edad. Desde entonces el FMS se ha convertido en una herramienta básica para un entrenador de fuerza para ayudar a juzgar la durabilidad como profesional del atleta y también para aumentar o mejorar su preparación gracias a la mejora en los citados patrones de movimiento. A continuación les detallaré los movimientos básicos del FMS, así como los beneficios que este aporta.

El FMS es un conjunto de 7 movimientos o posiciones en las que se requiere un equilibrio entre la movilidad y la estabilidad. Cada movimiento se puntúa de 0 a 3.

En ocasiones, en las rutinas de entrenamiento, la flexibilidad pasa un poco desapercibida. Lo que muchos no saben es que ésta va a ser clave para poder adquirir fuerza y calidad en los ejercicios que estemos desarrollando. La flexibilidad nos va a aportar una técnica mayor, y eso se traducirá en unos resultados mejores.

La flexibilidad va a ser el complemento perfecto de la fuerza. Cuando realizamos ejercicios de dominadas, por ejemplo, debemos tener flexibilidad a la hora de extender hombros y pechos. Y esto únicamente se va a conseguir con una buena flexibilidad.

1 2 3 63
Si te gusta nuestro contenido, ¡puedes encontrar mucho más en nuestras redes sociales!