Antes que nada debemos diferenciar 3 tipos de contracciones musculares con las cuales nos podremos manejar en nuestros entrenamientos. Estas son las contracciones concéntricas, las contracciones excéntricas y las contracciones isométricas.

Las contracciones concéntricas y excéntricas se realizan dinámicamente en lo que habitualmente viene siendo una repetición cada vez que se ejecutan ambas contracciones. Sin embargo, las contracciones isométricas mantienen la fuerza realizada de manera estática. Se pueden realizar en la parte inicial de una repetición, en la parte final o en el punto medio.

Son numerosas las personas que comienzan su andadura en la Calistenia o cualquier otra actividad deportiva con el objetivo de mejorar su estado físico o sencillamente sentirse mejor con su apariencia personal.

Aunque es cierto que nuestro aspecto es el primero que refleja los resultados de estas rutinas, no lo es menos que nuestro cerebro es otro de los órganos que más reforzado sale. Desde hace ya tiempo la investigación viene descubriendo los efectos positivos que el ejercicio produce en nuestras funciones cognitivas.

Existen dos metodologías de entrenamiento bien diferenciadas, cada una con sus pros y sus contras. Estamos hablando como no puede ser de otra manera de las rutinas fullbody y de las rutinas divididas o Weider. Pero cómo podemos saber cuál de las dos es la idónea para nosotros.

Debemos individualizar bien cada situación porque en función de nuestras características personales y de nuestros objetivos así como la fase en la que nos encontremos nos será más beneficioso realizar uno u otro tipo de rutinas.

1 2 3 78